¿Qué vas a estudiar?
¿Cuándo es la boda?
Y el niño, ¿para cuándo? se te va a pasar el arroz.
Y ahora a por el hermanito, ¿no?
Dios mio, tengo que hacer dieta.
Fulanita ha puesto una foto espectacular de su casa, y la mía es un desastre…
Necesito el último modelo de iPhone, ¡todo el mundo lo tiene!

A diario vivimos con una presión constante, en ocasiones provocada por terceras personas que consciente o inconscientemente nos hacen preguntas impertinentes, otras porque somos nosotras mismas que nos exigimos y por último, las redes sociales que también nos influyen.

Si no teníamos bastante con nuestro círculo más cercano, ahora se han añadido redes sociales como Instagram y Pinterest que se encargan de enviarnos inputs con cosas que deberíamos tener, hacer o ser.

Y así no se puede vivir.

Y por si todo esto fuera poco, quienes tenemos un negocio/proyecto propio o nos hemos autoempleado, tenemos la obligación para sentirnos exitosas de,

  • Tener trabajadores en nómina.
  • Una oficina o local.
  • Y facturar cada mes entre 6 o 7 cifras.

Este es un tema del que jamás he hablado más allá de mi circulo más cercano y que creo en general, es un poco tabú.

He dudado mucho si mostrar en público que soy vulnerable, porque lo soy, como todo hijo de vecino, la diferencia es que me siento en la obligación de mostrarme fuerte la mayor parte del tiempo aunque no sea así al 100%. No es como me han educado.

 

no quiero crecer

 

Estas semanas que he estado de viaje solo he tenido dos cosas en mente y una de ellas era esta, la próxima te la explicaré pronto.

Como he comentado, me he debatido si decirlo en voz alta o no, pero finalmente he tomado la decisión de que lo correcto era hablar sobre ello porque estoy segurísima, hay más personas que se sienten igual que yo y que quizás por pudor, no lo expresan.

Para que me entiendas bien, quiero comenzar por el principio.

Como seguro sabes estuve 17 años trabajando en un despacho de empresas y la mayor parte de esos años, era pluri empleada, tenía que pagar hipoteca, recibos, coche… y estaba sola frente a todo.

Uno de los motivos por los cuales quería escapar de esa situación era porque ansiaba libertad, quería disponer de mi tiempo, no quería trabajar de lunes a viernes, con un horario cerrado y tener 30 días de vacaciones anuales.

Por eso puse todo mi empeño en conseguir que La 5th con Bleecker St. funcionara y me generara ingresos suficientes como para poder dejar mis trabajos.

¡Y lo conseguí! En la actualidad soy muy feliz haciendo lo que hago y por nada del mundo querría cambiarlo, y ahí es donde surgió mi problema un año atrás.

Tengo multitud de inquietudes, pasiones, ideas… para Mamá, quiero ser blogger, incluso varios proyectos parados que sé que si vieran la luz (me he planteado hasta vender la idea) , serían un bombazo, pero tirarlos adelante supondría perder aquello por lo que tanto he luchado.

¿Para qué liarme con más proyectos si ya he conseguido lo que quería?

Probablemente estés pensando que necesito a una o varias personas más que me ayuden, y sí, quizás tengas razón y te puedo asegurar que es una opción que he contemplado pero el final es el mismo: estaría donde no quiero.

  • No quiero tener un local y tener una obligación más.
  • No quiero tener más personas a mi cargo sobre todo por lo que conlleva: sueldos, problemas, también alegrías…
  • Y realmente no necesito para ser más feliz tener una cuenta de muchos dígitos ni cientos de reconocimientos.

En resumen, NO QUIERO CRECER.

Uno de mis sueños siempre ha sido trabajar en la ONU, creo lo he comentado anteriormente, y podría intentarlo y hasta conseguirlo, ¿¡por qué no¡? todo es posible en esta vida.

Pero conseguirlo significaría tener que renunciar a la libertad que tengo, ¿y realmente quiero eso? sinceramente, no.

Desde hace mucho tiempo seguro te has dado cuenta que hago muy poco ruido: no voy a conferencias, ni mucho menos hago colaboraciones, imparto contadas ponencias, rechazo trabajos… me roban tiempo e implican una obligación en mi calendario que no quiero tener.

Me costó mucho tiempo conseguirlo, pero entendí que para que yo pudiera estar bien, era importante aprendiera a decir NO.

Y ojo, creo importante que cuando empiezas debes aceptar las oportunidades que se te presenten o encuentres ya que eso te ayudará a encontrar tu camino, pero una vez ya lo tienes definido, debes comenzar a decir que no inclusive a aquellas cosas a las que antes decías sí.

Siempre habrá personas que te harán peticiones del estilo “porque total, esto lo haces en un momento” o porque simplemente no valoran tu trabajo, y sé por experiencia propia que es duro decir que no porque hacerlo provoca que otros te tachen de egoísta, pero no es así, debes pensar en ti igual que los demás pensaron en ellos mismos en el momento de la petición.

Por eso es muy importante tengas presente qué quieres en tu vida, porque vas a tener que decir que no a supuestas grandes oportunidades que en realidad, no son grandes oportunidades para ti en este momento.

No sigo a muchos profesionales nacionales, pero algunos (muy muy pocos) sigo. En ocasiones los veo constantemente de viaje por trabajo, con reuniones con clientes, dando charlas importantes, impartiendo cursos uno tras otro… y de pronto mi cabeza dice “jolín, qué guay, a mí también me gustaría hacerlo”.

Pero de pronto me inunda una gran tristeza (y ojo, probablemente ellos son felices con el estilo de vida que han escogido) porque ese profesional que sigo trabaja de lunes a viernes e incluso, fines de semana en ocasiones, y siento que va al 150% la mayor parte del tiempo. Y eso me hace despertar y darme cuenta que yo podría estar haciendo eso mismo, pero no es la vida que quiero y que justo por eso, hace tiempo abandoné ese camino.

¿Y sabes? El día a día se convierte en una lucha interna donde tu subconsciente te dice “¡cómo me gustaría!” y por otro lado te lanza el mensaje de  “no, es que eso no es lo que quiero”.

Y la situación no es fácil, porque como comentaba al inicio constantemente tenemos inputs por todas partes que nos cuestionan lo que hacemos y que nos hacen sentir inferiores. Y no debería ser así.

Este mismo jueves di una pequeña charla en Dexeus Digital Mums y ahí conocí a Rebeca, mamá de 6 niños que decidió comenzar con su negocio Mon Petit Nicolás, para poder conciliar su vida laboral y familiar.

Durante su charla explicó el momento en el que se encontraba actualmente con su negocio, debido a lo que había crecido tenía que tomar una decisión: crecer (con todo lo que conlleva) o continuar igual.

No es una decisión fácil, porque crecer sí, puede significar más ingresos pero, ¿a qué precio?

Ahora que se ha puesto tan de moda GirlBoss, la nueva serie de Netflix que explica como Sophia Amoruso convirtió su tienda online de Ebay llamada Nasty Gal en una empresa que ha llegado a tener un patrimonio de 300 millones de dólares, me pregunto si también mostrarán cuando hace tan solo 3 años pasó por un concurso de acreedores, algo de lo que muy poca gente habla.

Por supuesto esto no quiere decir que a todo el mundo le vaya a ocurrir lo mismo, pero seamos sinceros, como más grande es tu proyecto/negocio, más problemas.

Y no lo digo a la ligera, he trabajado 17 años mano a mano con negocios de todo tipo y lo he visto una y otra vez: problemas con los socios, trabajadores, bancos, proveedores…

No es fácil, nada fácil, la presión que tienes a diario te hace replantearte constantemente si estás haciendo lo correcto, por eso creo muy importante, tener MUY CLARO por qué comenzaste y qué estabas buscando.

Yo he conseguido el éxito, porque para mí el éxito no era ganar dinero para comprarme una casa, un coche con muchos caballos o el último bolso de Chanel, para mí el éxito es poder vivir la vida bajo mis propios términos, sin presión, ni prisas, ni horarios.

Sí, no te lo voy a negar, el dinero es muy goloso, pero… ¿para qué? ¿necesito más cosas materiales? ¿cuánto dinero realmente necesito para ser feliz o para tener el estilo de vida que yo quería? ¿necesito 6.000€ o con 2.000€ estoy donde quiero?

Soy una persona ambiciosa, no te equivoques, tengo mis retos, lo que quiero conseguir… y he llegado hasta donde me había propuesto, ¿necesito más ahora? Realmente no.

Si hiciera todo lo que tengo en mente estoy segurísima me sentiría genial, muy completa, porque me encanta lo que hago… pero me estaría robando lo más preciado: mi tiempo.

Dinero puedes ganarlo trabajando de lo que sea, hoy, mañana o pasado, pero el tiempo no se recupera.

Judit Mascó es de esas personas que renunció a su carrera internacional, una vida de lujos y portadas de revistas, porque prefirió apostar por su vida personal.

El éxito es que te guste como eres, lo que haces y por qué lo haces. Maya Angelou

Creo que en ocasiones hay personas que no toman decisiones de manera consciente y no piensan en las consecuencias, para bien y para mal.

Hoy te he querido explicar una situación en la que me encuentro y que aún a día de hoy me cuestiono, debido a la presión externa e interna que siento por seguir creciendo.

Quiero que mi experiencia te ayude a ti también si te encuentras en esta tesitura o si en un futuro, se te presenta.

Haz todo aquello que desees en la vida, tú puedes, pero nunca pierdas de vista el motivo por el cuál lo comenzaste y qué estilo de vida estabas persiguiendo.

No te dejes influenciar ni te creas menos valiosa por no tener, hacer o seguir a los demás y piensa que quizás sí, su vida puede ser muy glamurosa, ¿pero son felices? probablemente tengan muchas más preocupaciones de las que tú tienes… y menos tiempo para disfrutar de lo conseguido.

Y para quedarte tranquila y no tener duda de que haces lo correcto, coge 3 post-it,

  1. En el primero anota porqué diste el paso y qué es lo que querías conseguir, qué estilo de vida perseguías.
  2. En el segundo anota todas las cosas buenas que te aportaría dar un paso adelante: satisfacción personal, más ingresos, mejores colegios para tus hijos…
  3. Y en el tercero, todo lo negativo o a lo que tendrías que renunciar si das ese paso: menos tiempo con tus hijos, con tu marido, más problemas, más deudas, impagos…

A partir de aquí, ponlo todo sobre la balanza, ¿vale la pena?

Y no tires esos post-it, siempre que dudes si hiciste o no lo correcto, recupéralos y recuerda por qué haces lo que haces.

Para finalizar quiero lanzar una idea que creo en muchas ocasiones no se llega a contemplar, ¿por qué en vez de querer crecer, no optimizamos mejor lo que ya tenemos?

Es decir, si tienes 200 visitas diarias y 3 te compran, ¿por qué no analizas tu web, el recorrido de los clientes e intentas que la conversión sea mayor? que de 200 visitas diarias, compren 5 o ¡10!

Para qué trabajar más, si podemos trabajar mejor lo que ya tenemos.

 

Me gustaría que tú también te sinceraras conmigo, ¿te has sentido presionada en alguna ocasión?

¿LISTA PARA AUMENTAR EL TRÁFICO DE TU BLOG?

Suscríbete ahora y te explicaré 7 trucos que te ayudarán a conseguirlo ¡ebook gratuíto!

52 lectores han opinado, ¿cual es la tuya?

Comments

  1. Cómo te entiendo Is!

    Muchas veces es peor la presión que nos ponemos nosotros mismos que la real exterior, somos demasiado exigentes…

    En mi caso me encanta mi trabajo, y aunque me obliga a cumplir un horario y unas obligaciones no me supone un lastre, soy madre y ya tengo esa imposición de horario social (cole, extraescolares…) y por suerte tengo flexibilidad para días de fiesta o para compaginar con otras actividades laborales que también me apasionan.

    Sabes que he hecho mucha formación contigo donde el teórico objetivo final era monetizar el blog, pero al final acabo sopesando… La evolución de los blogs no va mal, va muy bien de hecho, pequeños nichos pero donde empiezo a tener cierta relevancia y donde firmas del sector empiezan a reconocerme… pero dar el paso de monetizarlo supone un nivel de compromiso y de exigencia que no se si quiero imponerme… y por lo pronto lo voy posponiendo… Ahora por ejemplo llevo la tira sin publicar en ambas webs, hastío, dejadez y un pico de trabajo importante en todo lo demás…

    En mi vida no virtual las cosas también va muy bien, también soy referencia y autoridad en lo mío y eso me llena mucho, porque es como más humano y la manera que conozco de pagar la hipoteca, mis caprichos y los gastos familiares…

    Para mi, lo ideal sería encontrar la manera que esa monetización supusiera un esfuerzo y compromiso mínimo y unos ingresos extra, poco más, sin necesidad ni deseo de que mi vida de un giro radical…

    Me gusta mi vida tal como está!

    • Uy María, eso que pides sí que es complicado, es como desear que el puesto de autoridad y referencia que has conseguido en tu vida no virtual, se pudiera alcanzar con un esfuerzo y compromiso mínimo…

      Creo que lo importante es que como bien indicas, que la balanza se decline hacia tu vida offline y estés satisfecha con ello, como comentaba en el post lo importante es alcanzar lo que nos hemos propuesto y una vez ahí, no obligarnos a más.

      Un abrazo enorme

  2. Jo Isabel, no sabes cómo me identifico contigo…
    Tengo 30 años y soy informática de profesión, pero eso que yo creía que era mi sino acabó destrozando mi salud. Trabajaba explotada en una gran empresa y lo peor de todo es que me sentía infravalorada. Tenía unos jefes que no valoraban ni mi trabajo (que era de otros y que yo sacaba adelante) ni el tiempo que invertía.
    Acabé sin tiempo para mi, ni para mi familia ni amigos…y cuando terminó ese tormento y me quedé en el paro, tuve tiempo para pensar qué quería hacer con mi vida.

    Lo primero fue ir a lo “fácil”, sacarme una oposicón de informática y así poder tener un horario y salario fijo, para poder tener más tiempo y poder disfrutarlo…

    ¿Pues sabes ese “de verdad quiero esto”? Era continuo en mi cabeza. A parte, aún no estaba totalmente recuperada de salud y estaba agobiadísima con qué hacer!

    La mejor decisión que pude tomar fue, hacer el Camino de Santiago. En 9 días perdida del mundo tuve tiempo suficiente para pensar y para dame cuenta de que en realidad no estaba siguiendo a mi corazón.

    Mi verdadera pasión es viajar…me puedo pasar horas mirando un mapamundi, investigando por la red los lugares a los que me gustaría ir…y ahí, justo en ese momento apareciste tú con tu curso de “Blog de ocio a negocio” y vi la salida perfecta.

    ¿Por qué no podía hacer lo que a mi me gustaba? Viajar y contar mis experiencias, ayudar a los demás a que sus viajes fueran más fáciles… Me lancé a la aventura y estoy FELIZ. Gracias a ti Isabel.

    Sigo teniendo círculos internos que aún con casi 31 años que tengo me siguen agobiando con preguntas del estilo “pero y qué vas a hacer ahora sin trabajo fijo? Tienes que buscarte algo, que ya tienes una edad…”

    Pero esas preguntas ya no me afectan y es porque estoy encantada con lo que hago ahora mismo aunque aún no esté generando ingresos. Estoy trabajando duro en mi sueño y eso para mi es lo más importante ahora mismo.

    De nuevo, gracias Is, sin ti y tu consejos hoy por hoy seguiría estancada, amargada y tremendamente infeliz. Te debo un montón…

    (¡Vaya parrafada eh! Perdona pero he cogido carrerilla jiji)

    • Gracias a ti de corazón Abigail, por confiar en mí y por darte la oportunidad. Sé que lo que te diré suena muy a madre, pero ojalá esta oportunidad que tú tienes ahora hubiera existido cuando yo tenía tu edad. Y además te diré lo mismo que digo a mis sobrinos, aprovéchalo y sueña por lo que quieres, la vida pasa más rápido de lo que pensamos y no se puede echar marcha atrás. Sigue a tu corazón.

      Un abrazo enorme (me encanta tu parrafada :)

  3. Buenos días Isabel,

    sí me he sentido presionada por lo que otros esperan de mí. Porque la exigencia externa a veces ronda la excelencia.

    Sin embargo, hace un tiempo que aprendí que solo me vale lo que yo quiero y necesito. Lo que los demás desean que lo consigan ellos con sus medios.

    Tampoco soy madre y me ha tocado vivir también todas esas exigencias externas. Que a mi pareja nadie a cuestionado, y que a mi por el mero hecho de ser mujer me ha tocado combatir.

    Cada vez que alguien exige algo a otra persona habla de su propia carencia, y de su propio egoísmo.

    Y sí para ser feliz solo necesito ser yo misma sin presiones, aunque en la vida profesional como bien indicas cuando comienzas un proyecto debes aceptar cosas que cuando ya llevas tiempo puedes elegir que quieres hacer y que no.

    Yo estoy empezando y aunque tengo muy claro mis objetivos a veces me pierdo un poco con tanta exigencia y egoísmo ajeno.

    Gracias por este post.

    Un abrazo, y a ser feliz a tu estilo.

    • Si te sirve la idea del moodboard o los posts, utilizado Tania, te ayudará a tener claro porqué haces lo que haces y a no dejar que las exigencias de otros te hundan. Sé que es fácil decirlo porque es muy fácil dejarnos influir, yo lo sé bien, pero no hay que perder el foco de vista.

      Un beso y feliz domingo

  4. Muchas gracias por el post. Si que es como una nubecilla que nos persigue, que debemos querer tener éxito en todos los aspectos, ser madre y pasar tiempo con tu familia y encima te montas un blog para empezar a ganar dinerillo y tener un exito enorme ganando dinero a espuertas para golpear con tus fajos de billetes en la nariz a todo el que te dijo que de un blog no se podía vivir…bufff, es verdad que no hay que perder la brújula, olvidar porque lo estamos haciendo, es muy fácil perder nuestro sueño a manos de nuestro sueño. Gracias

    • Totalmente de acuerdo, una vez entras en el bucle es muy fácil dejarse llevar por más y más, ¿pero luego qué? el día que nos vayamos al otro barrio solo nos quedará lo que hayamos disfrutado.

      Un abrazo Violeta y gracias a ti

  5. Hola Isabel, soy Mònica de veoveo magazine. No suelo escribir comentarios pero hoy es un placer hacer la excepción. Nos conocemos desde hace años aunque nos hemos visto pocas veces, pero siempre ha sido muy especial. Cuando pasa siempre tengo esa agradable sensación que nos conocemos de antes y que tenemos muchas cosas en común. Hoy una vez lo confirmo. Yo también he decidido ser vulnerable para ayudar a los creadores que pueda a ser felices como son, de la manera que ellos decidan. Y precisamente algo que tenemos muchos en común, entre otras cosas, es que somos ambiciosos porque seguimos nuestros sueños, pero que nos gusta hacerlo a pequeña escala, por decisión propia, diga lo que diga la gente, eligiendo libremente. Por eso te digo GRACIAS Isabel por ser como eres, jna valiente generosa que predica con el ejemplo. Un fuerte abrazo!

    • Han sido poquitas pero intensas (todavía recuerdo la primera 😉 Así es, es muy fácil cuando tienes 3 gallinas que te dan los huevos que necesitas, imaginarte el cuento de la lechera y llegar a querer tener una granja entera… pero no es lo que todo el mundo quiere o necesita, y es genial que haya personas como tú que ayuda a creadores a conseguir un negocio más consciente y disfrutón.

      Un abrazo y a ver si nos vemos pronto

  6. Claro que te sientes presionada, sobre todo si eres una mujer, eh? No nos engañemos, nosotras tenemos que justificar 100 veces más nuestras decisiones y por qué estamos donde estamos que los hombres. A ningún hombre en tu situación le dirían que se le pasa el arroz…
    Y sí, siempre hay una presión para montar tinglados que te den más dinero… La gente no sabe parar. Y francamente, no creo que se trate de ser egoísta y decir no, para mí los egoístas son los que hacen lo contrario que tú, que suelen anteponer una vida repleta de trabajo a su vida personal porque les puede la vorágine y el “éxito”.
    Con la edad (tengo 53 años) te empieza a traer al pairo todo lo que te digan, es sin duda lo mejor de envejecer. A tomar vientos todos, hoooombre.

    • Sí es cierto, a mí de jovencita me afectaba mucho más lo que otros decían y cada día como bien dices, paso más. El problema es que todos tenemos un punto de escape y es por ahí por donde “nos atacan”. La verdad, lo mejor de hacerse mayor es que cada día te importa menos lo que digan jajaja

      Un abrazo Miriam

  7. Hola! Qué bueno lo que compartes hoy 😃. Es cierto que siempre pensamos que el éxito profesional es muy importante. Es como que el éxito personal se mide por los logros profesionales…una locura, vamos!!

    Y luego vemos en redes que hay personas que se mueven mucho y consiguen aparecer aquí o allí y como desconocemos su vida real, pensamos que serán más felices.

    En mi caso ahora estoy cuidando de mi hija de 9 meses y sí tengo lucha interna por lo que no estoy haciendo profesionalmente. Pero mientras escribo estas líneas la tengo dormida a mi lado, y eso vale mucho. También mi pareja tenía un trabajo con un súper sueldo en el que viajaba mucho pero era infeliz por no estar con nosotras. Así que un día se levantó por la mañana y lo dejó para poder vernos cada día y disfrutar de las cosas sencillas de la vida.

    Es muy importante no olvidar que tomamos decisiones porque no somos felices en esos momentos y mantenernos en ellas. Y es que nuestro ego siempre nos compara y nos muestra realidades imaginarias para acabar sintiéndonos mal. Si no estamos despiertas/os nuestra vida puede ser una gran lucha interna.

    Gracias por compartir, justo hoy necesitaba leer algo así.

    Un abrazo!!

    • Has dado en el clavo Adelaida, “el ego nos compara con realidades imaginarias para acabar sintiéndonos mal” y lo peor es que desde la existencia de las redes sociales todo se ha maximizado, ya que se suele mostrar a través de ellas una realidad que no es real, valga la redundancia.

      Hacer cosas en la vida que no te aportan la felicidad por muy bonito que sea de cara a la galería, no es inteligente. Bravo por tu marido por tomar una decisión tan complicada y fácil a la vez.

      Un abrazo a los 3

  8. Tienes más razón que un santo. Es el mejor post que he leído últimamente. Yo estoy en una situación parecida y sintiendo la necesidad de frenar para hacer las cosas bien.

    También opino que el boom de publicaciones sobre emprendimiento que hablan de grandes cifras se está pasando de la raya.

    • Totalmente Esti, como comentaba en el post parece que si no facturas 7 cifras mensualmente eres un fracasado y que ese debe ser tu objetivo. Olé por quien quiera seguir ese camino, pero como en mi caso cuando llegas a los 40 te das cuenta de qué es realmente lo importante en la vida y que no necesitas tanto para ser feliz.

      Un abrazo Esti

  9. Uf, me siento tan identificada. Yo ya no quiero dar cursos que me impliquen pasar noches fuera de casa, por ejemplo, y alguna gente no lo entiende.
    O que rechace colaboraciones porque el producto no me convence.
    O que parece que si no vas a eventos no eres nadie y tal.
    Yo estoy muy contenta con mi slow life, con mi familia.
    Hay cosas que quiero poner en marcha (una que verá la luz muy pronto) pero siempre manteniendo la vida que tengo, y más ahora que está a punto de nacer el bebé ^.^
    Un beso fuerte!

    • Es que a veces querer abarcar más, se traduce en perder el equilibrio conseguido y que irremediablemente tengas que dedicar menos tiempo a tu marido, hijos y a ti. Podríamos hacer muchas cosas, pero también tendríamos que renunciar a muchas otras.

      Un abrazo Sylvia

  10. Uy Is! Me ha encantado tu post y como me he sentido identificada contigo, la verdad que tanto nuestras exigencias propias como las impuestas externamente y ahora más con las redes sociales hace que entres en una bipolaridad constante jejeje por un lado de querer más y por otro de parar para reflexionar realmente para que empezaste tu propio proyecto. La verdad que en mi caso, desde que emprendí hace menos de cuatro años fue, ha sido y será la mejor decisión que tomé y no la cambiaría por nada del mundo. En los trabajos que estuve trabajando anteriormente siempre me sentía vacía y sin darme cuenta, que lo que realmente anhelaba y cuando ese vacío se llenaba era cuando me sentía libre, disfrutaba de esa libertad de decisión, de conocer gente nueva, de estar en sitios y lugares diferentes, de no dar explicaciones a nadie porque yo soy mi propia “jefa” de mí misma, sin presiones sin ataduras… aunque como bien tú dices hay momentos en los que la presión, en los que querer llegar más lejos te haga sentir aún más pequeño. Y si te soy franca mis prioridades y el éxito para mí desde que he sido madre han cambiado por completo: ahora quiero disfrutar al máximo de mi familia, de ser feliz con mi proyecto pero que me permita disfrutar el máximo de tiempo con mi hijo y mi pareja. El ser madre me ha hecho frenar y pasar de trabajar like a workaholic de lunes a domingo casi 24h al día a trabajar de forma slow con los proyectos/clientes que yo quiero trabajar y en los momentos que yo quiero. En definitiva de eso va la felicidad no?! En saber lo que yo quiero y deseo, aunque cueste lo suyo y entre en conflicto esa dicotomía en nuestra cabeza por momentos y por exigencias del guión. Un besazo enorme, tenemos pendiente un coffee , ganas de verte!!!

    • Para mí el punto en el que has decidido plantarte, es el ideal Silvia, cuando has llegado donde querías, eres feliz con lo que tienes y toca momento de disfrutarlo, ¿para qué más? y sí, en eso justamente consiste en la felicidad, estamos aquí para mucho más que trabajar.

      Lo tenemos pendiente, ¡a ver si pronto lo tachamos de la lista!

  11. ¡Hola!

    Como bien dices, hay que estar satisfecho con uno mismo, llegar hasta donde uno desea llegar y disfrutar de los éxitos logrados, aunque los demás no valoren esos éxitos, consideren que podrías llegar más lejos y que estás desperdiciando tu vida o tu tiempo.

    Hace 6 años que por motivos de salud tuve que abandonar la carrera profesional que había desarrollado durante 10 años, al principio no fue fácil, pero ahora me siento súper satisfecha, no volvería a una oficina ni loca.

    Tengo la sensación de que en algún momento de mi vida, me vendieron la idea de que tenía que ser una profesional muy cualificada con una vida muy intensa y yo compré esa idea tratando de llegar a ser la súper mujer que todos esperaban que fuera.

    Pienso que fue una suerte que mi cuerpo fuera el más listo de todos y dijera “hasta aquí hemos llegado”, ahora disfruto de una vida mucho más plena. A pesar de ciertos comentarios, que tratan de ser despectivos, pero que a mí ya no me afectan en absoluto.

    Ahora estoy embarcada en un nuevo proyecto, con una maestra extraordinaria ;-P . Un proyecto que me hace muchísima ilusión, pero llegaré sólo hasta donde realmente desee llegar, tengo claro que quiero una vida tranquila, no necesito ingresar 7 cifras para ser feliz. Simplemente habiendo llegado hasta aquí siento que he triunfado.

    Muchos pensarán que me conformo con poco, pero yo pienso que no tienen ni idea.

    Una abrazo

    • Lo has descrito a la perfección Mónica, nos han vendido una idea de que tenemos que ser superwoman y que debemos tener una vida que realmente no deseamos. ¿Y sabes? Tú eres muy afortunada porque tu cuerpo te dijo basta, a veces necesitamos que un input externo o interno nos avise de que es momento de parar, las personas somos así, inclusive en ocasiones ni con esas aprendemos. Tú lo tuviste y le hiciste caso, y ahora no darías marcha atrás, de nuevo te digo que eres muy afortunada.

      Un abrazo muy grande preciosa

  12. Ay Isabel…es que a veces nos empeñamos en “Querer” y lo importante es “Necesitar” hice contigo la formación y no estaba centrada ni con las cosas claras…..ahora voy más encaminada. He creado una pequeña tienda on line…y las cosas se van encauzando. Yo necesito poco para ser feliz así que aunque tenga ambiciones voy a dedicarme a ser feliz con los mios. Creo que es lo mejor. Trabajar para vivir haciendo lo que me gusta. Punto.

    • Sin duda es lo mejor, no te quepa ningún tipo de duda. A veces es necesario que pase un poco de tiempo para que podamos ver las cosas con perspectiva, y ahora has encontrado tu camino y estoy segurísima te irá genial.

      Un abrazo y ¡ánimos!

  13. Qué maravilla, Is,

    Justamente estoy igual que tú. Con la escucha hacia qué es lo que quiero y recordándomelo, para no irme “hacia lo que sería lo normal”, a “lo que se espera de mí”. Ahora voy hacia lo que mi interior, mis por qués y mis para qués me llevan.

    La sociedad siempre estará ahí para presionar. Dejémosla ahí, primero escuchémonos a nosotras mismas, y vayamos hacia un equilibrio que nos sea sano a nosotras, a nuestra situación, a nuestro sentir.

    Hace poco escribí sobre ello en el blog, relacionado con la presión que reciben muchas mujeres talentosas hacia emprender: “emprende, lánzate, ya verás que bien”. Ya verás que bien, no. Siéntelo, y si es lo que quieres, hazlo, pero si no es lo que quieres, no lo hagas.

    Muchas gracias por abrirte y así ayudarnos a las demás a abrirnos, comparto tu maravilloso artículo.

    Un abrazo,

    • Totalmente de acuerdo Mercè. Justamente el jueves lo comenté en la charla de la Dexeus, yo no siento que haya emprendido en realidad, nunca he querido emprender, yo me he creado un trabajo a medida, un trabajo que pudiera darme el estilo de vida que ansiaba, nada más. Como dices tienes que hacer lo que realmente quieres, no lo que se supone que se espera de ti.

      Un abrazo

  14. Qué bien te entiendo Is! Ya me había dado cuenta de que no eres habitual de charlas y eventos y siempre he pensado que prefieres viajar o tiempo para ti y veo que no estaba desencaminada jejeje.

    Durante mi segundo embarazo (y viendo lo que me viene encima) he cambiado el chip y me siento genial en el punto al que he llegado trabajando 2-3h al día y el resto del tiempo disfrutando de mi familia. Quizá cuando tenga a los 2 en el cole tenga más tiempo para crecer pero de momento no me apetece :)

    Es a la conclusión que llego cuando me planteo tener una tienda física, participar en eventos de fin de semana.. que me quitarían mucho tiempo libre y flexibilidad de horarios.

    Mi entorno siempre me ha dicho que podría a ver estudiado mucho más y conseguido un gran puesto pero que al final al he sido más lista con mi emprendimiento :)

    Lo importante es llevar la vida que quieres, te felicito por ello! Un abrazo

    • Sabes cuantas personas querrían estar en tu lugar Irantzu? Poder trabajar 2-3 horas al día y poder dedicarte a tu familia… madre mía, no sabes qué afortunada eres! haces bien no quererte liar, y no lo hagas, créeme, es goloso pero a la larga tienes que renunciar a otras partes de tu vida o lo peor, problemas.

      En mi caso pues sí, todo aquello que suponga una anotación en mi agenda me “molesta”. Quiero poder ser libre y organizar un viaje sin pensar “déjame que mire la agenda que no sé si en estas fechas puedo” no, no me lo jugué todo para seguir como estaba.

      Un abrazo enorme!

  15. Hola Isabel,
    Gracias por tu post,estoy en un momento de mi vida bastante perdida no se a que dedicarme ni por donde empezar ,trabajo en un lugar que no me siento plena con ilusion e intento.cada dia tener un proyecto ,pero no se por donde comenzar .Tengo presion de mi alrededor porque te dicen ,como vas a dejar un trabajo seguro,con un sueldo,con tu edad, y me horroriza pasar por la misma experiencia otra vez de vacio y angustia que ya pase anteriormente cuando me tuve que ir de mi anterior trabajo.
    Estoy totalmente perdida y necesito ayuda que me guie,la verdad ,pero tengo miedo .
    Gracias por existir.
    Rocio

    • No lo pienses Rocío, yo no lo hice, y además en una época en la que absolutamente nadie me entendía, ni tan siquiera había otras bloggers que estuvieran viviendo de ellos. Pero me tiré a la piscina. También tengo que decir que lo “único” que sacrifiqué fue mi vida privada, durante 2 años me anulé como persona para sacar mi vida offline que pagaba las facturas con el sueño online que tenía.

      Miedo debes tenerlo por no saber qué hacer en la vida y arrepentirte, pero no por dar el paso, trabajo hay ahora y siempre habrá.

      Un abrazo

  16. Gracias por tu post Is! me encanta como piensas y tu forma de ver la vida y estoy totalmente de acuerdo contigo…
    En mi caso, aún estoy en la fase de perseguir mi sueño, llegar a ser independiente y poder vivir de ello, cuando lo consiga (porque lo conseguiré.. :-)) espero saber quedarme en el punto por el cual habré luchado tanto, no necesito grandes lujos, el mayor lujo es mi tiempo y poder vivir el día a día a mi manera, un abrazo a todas! y felicidades a las mamis!

    • Esa es la actitud Carmina! siempre positiva :) como he comentado, lo importante es siempre tener presente porqué comenzamos, de esa manera no nos dejaremos deslumbrar por los inputs que se crucen en el camino.

      Un abrazo!

  17. ¿Presionada??? Todos los días, por el exterior y por mi misma. A veces creo que quiero algo, cuando en realidad es lo que los demás hacen, pero no es lo que a mi me llena.
    Me descubro haciendo algo por los demás o por llenar un ego que lo único que hace es estresarme más y estoy un poco cansada de parecer lo que no quiero ser, perfecta!!!!
    Si, presionada cada minuto, intento cada vez vivir más en coherencia conmigo misma y disfrutar de la vida y no de conseguir cosas.
    Un besito, Isabel

    • Es que esa es la actitud Gema, cuando nos vayamos al otro barrio las cosas no nos cabrán en la caja, ¿para qué tener tanta ropa o el último modelo de X? haces bien, pero a veces es tan difícil no sentirse presionada…

      Un abrazo

  18. Hola Isa,
    Como ya sabes, soy tu fiel seguidora desde que te conocí. A veces me siento presionada porque debo pagar cuentas. Pero también es verdad, que me trae satisfacciones. Es duro separar trabajo y tiempo, pero también tienes razón toda esa explicación que das. En mi caso, escribo en mis blogs y también escribo para otros. Mal no me va, ni bien tampoco. Querría más clientes, los busco. A veces mis neuronas se cansan pero bueno. Hago lo que me encanta a tiempo completo.
    Besos

    • Esa es la frase Viviana “hago lo que me encanta a tiempo completo” y con eso debes quedarte, mientras lo tengas claro, no te afectará lo que otros digan o esperen de ti.

      Un abrazo

  19. Gracias como siempre por poner tan claro lo que nos pasa a muchas.
    Yo he decidido que no voy a exponer a mi familia por mas conversiones que me otorgue. No juzgo a quienes lo hacen, es solo algo que yo me he puesto como limite porque asi lo siento, porque cuento mucho de mi vida y mis vivencias pero hasta alli llego. No puedo ni quiero compartir cada menu de desayuno, quiero preservar la intimidad familiar y si eso no me ayuda en el negocio pues mala suerte, ese es mi No.

    Un abrazo

    • Y familia solo hay una y el tiempo pasa y no se recupera Erica, haces bien. No digo con esto que todo el mundo tenga que anteponer su vida personal/familiar ante su carrera profesional, para mí lo importante es tener claro qué buscábamos cuando dejamos la vida “normal”. Si ya has llegado a ese punto y lo que tienes, te satisface ¿para qué más?

      Un abrazo

  20. Cuánto te entiendo y acompaño lo que escribiste Is…Seguir el camino del corazón y que sea sustentable puede que no parezca fácil…y si es posible con compromiso y siendo muy fiel una misma. La tentación aparece casi a diario y los cuestionamientos para dejarlo todo.
    En este mismo momento con la duda de seguir, mejorar o migrar mi blog….
    Sería dejarme a mi misma!
    Mil gracias por tus post que me suman mucho.
    Un gran saludo desde Argentina!

    • Nada fácil, pero como bien dices tiene que ser una fiel a si misma. Para decidir Patricia, debes tener claro qué estilo de vida quieres, ¿lo tienes ahora? esa es la base de todo.

      Un abrazo

  21. Me ha encantado tu post… yo estoy en tu fase inicial… ya sabes que hace casi 10 años nos conocimos por un grupo de fb del cual estoy súper orgullosa como lo estamos gestionando, fuimos prácticamente pioneros en este tema sin quererlo y en casi 10 años hemos conseguido más de 12500 seguidores y un gran apoyo, de ahí es nada para ser un grupo, esa gestión me ha ayudado mucho para aprender cómo funciona este mundillo de las RRSS y aunque a veces pienso que somos como una ong pq lo hacemos todo por amor a la estación, me encanta seguir ahí porque es una gran satisfacción personal.
    Hace más de un año y medio y después de casi 20 años en la empresa, cambié de puesto y aterricé en el departamento de CM de mi empresa y me encanta porque por fin trabajo de lo que me gusta, levantarte para ir a trabajar de lo que me gusta es una sensación única y además me ha ayudado a darle un mejor enfoque al grupo de fb, pero desde haces meses no paro de tener ideas en mi cabeza, pensar que quiero salir de esta empresa y dedicarme por mi cuenta a esto que tanto me gusta… tu blog de NY es una inspiración para mi y lo visualizo todo pero luego llegan mis miedos, no saber por dónde empezar, tirarme a la piscina y me entran los vértigos y después de leer este post pienso, ojalá llegue el día que yo tenga estos dilemas 😉

    • Hacer lo que a uno le gusta a diario, es ser muy afortunado. Sin duda antes que eso hay que trabajar para conseguirlo, pero lo importante es tener claro qué se quiere. No hay nada peor que arrepentirse de no haber hecho aquello que se deseaba.

      Un abrazo Sonia

  22. Hola Isabel, te entiendo perfectamente, en un momento de mi vida tuve que escoger entre mi trabajo y mis dos hijos pequeños. Pues escogí lo segundo ahora con 60 años, pienso que si hubiese seguido trabajando, ahora estaría cerca de mi jubilación en mi país, las mujeres es a los 65 años.
    No me arrepiento pero así es la vida siempre hay un costo de oportunidad que debemos asumir.
    Deseo de corazón que tomes la mejor decisión, sobre todo que te haga feliz

    Besos

    • Totalmente, lo importante sin duda es no arrepentirse de la decisión tomada, y para conseguirlo hay que tener claro porque hacemos lo que hacemos.

      Un abrazo Christy

  23. Isabel, el jueves realmente me diste una lección personal y también profesional. Realmente mis dudas acerca de la empresa siguen, como las tuyas, pero necesitas ver que alguien con éxito y conocimiento se encuentra en una situación similar para entender muchas cosas. Totalmente de acuerdo en la presión…tantas veces he oído lo del local, lo de cuantas sois, qué facturación tenéis…y me han dado ganas de inventarme datos para parecer la multinacional que no soy… pero intento hacer lo que dijiste de recordar el porqué de mi decisión y mantenerme ahí!
    Me encantó nuestra conversación y realmente esos pocos minutos me ayudaron muchísimo. Mil gracias!

    • Es que ese es el problema, que solo se habla de local, facturación… pero en general, pocas personas he conocido (por eso me sorprendió cuando hablamos), que digan en voz alta que no están seguras de querer seguir creciendo. No es una decisión nada fácil, pero es muy valiente.

      Un placer Rebeca, fue cortito pero muy intenso

  24. ¡Hola, Is! Qué placer leer tu post de hoy.
    Es duro lidiar con las presiones que nos impone la sociedad, la cultura o lo que sea, porque además les sumamos las propias (que para colmo de males, todas ellas, a veces mutan con el tiempo y/o nos agarran de sorpresa cuando “salen a la luz” a medida que crecemos. No quiero extenderme ¡pero te entiendo totalmente!)
    …hay algo que que quería comentarte: hace unos meses sufrí la estafa de un proveedor que sumado a mi inexperiencia me dejó “en la lona” por varios meses y entre tanta autoterapia-emprendedoril para salir del pozo recordé una entrevista que había visto hace años cuando recién empezaba a embarcarme en la locura que hoy es mi mini empresa. Esta noche, gracias a tus palabras, la traigo otra vez a memoria.
    Se trataba de la forma de emprender de una diseñadora española donde ella hablaba de cómo en un momento su negocio crecía y decidió comercializar a través de otros puntos de venta. Pero descubrió que eso sólo le daba un beneficio económico: positivo en números pero muy negativo en áreas más importantes, porque se estaba perdiendo una de las etapas más valiosas de su negocio -no recuerdo bien, era algo como…- “el contacto directo -real- con sus clientes”. Y sin más, ella eligió seguir en pequeñito.
    ¡Toda una revelación para mí! “¿Viste, Vanina? ¡Es posible desarrolar tu idea sin la presión de creceeeeer! ¡Se puede elegir y sobrevivir!”
    Da para mucho este tema (creo que, en realidad, son muchos temas, jaja), pero creo que tener el valor y/o la sabiduría para evaluar y redefinir nuestro propio éxito es lo mejor que podemos hacer por nuestro negocio, por nuestros seres queridos ¡y por nosotras!
    ¡¡Gracias, Is por tan súper oportuna reflexión y por regalarme razones para salir un poco de la vergüenza/depresión-post-chantaje y volver a comentar en un blog. Besos!!
    (¡La encontré! La entrevista era “Caterina Pérez: emprender sin prisas” por OyeDeb)

    • Has dado en el clavo Vanina, cuando uno quiere crecer los problemas también crecen aunque no lo quieras. Lo que te ocurrió es algo habitual, sumado en dificultades para cobrar de los clientes, o que demoran en contestar y todo se alarga semanas, el pelear con proveedores (tanto para encontrarlos como para que te sirvan a tiempo)… hay tantos factores que creo en general, no se tienen en cuenta.

      Y ojo, no siempre tiene que haber estos problemas, bien gestionado y con un equipo de personas todo puede ir rodado, en mi caso en concreto es que no quiero tener esa presión de tener ni anotaciones en mi agenda ni tener que facturar X porque tengo que pagar al personal, local, proveedores…

      Un abrazo

      PD Conozco virtualmente a Caterina pero no su historia, voy a buscarla!

  25. Isabel, qué gran descubrimiento tu Blog!!
    Me ha gustado tu sinceridad y cómo muestras tus emociones y sensaciones.
    Me siento totalmente identificado contigo y…¡yo también soy vulnerable! 😀

    Por cierto! ahora me quedaré en tu blog La 5th con Bleecker St. porque en unos días me voy a NY y me viene de perlas 😉
    Un abrazo!

  26. Hola Is,
    Tienes toda la razón; primero hay que pensar que quieres hacer y no perder focus, segundo trabajar trabajar trabajar para llegar a tu gran objetivo y no perder focus y para mi personalmente que concuerda contigo es conseguir tu objetivo sin perder focus. Y por último disfrutar tu manera de vivir que para eso has tenido que renunciar a todo lo que nos rodea que te hacen perder tu focus
    Creo que a veces hay que ser valiente y dejar de ser rebaño para ser la oveja que quieres ser aunque haya momentos que te sientas sola ante el lobo.
    Un abrazón
    Cris

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *