En muchas ocasiones utilizo este blog para testear nuevas ideas y sí, tú que me estás leyendo ahora eres mi conejillo de indias 😉 validar tu idea

Si llevas tiempo por aquí seguramente sabrás que otra de mis pasiones es el arte, me encanta, principalmente la arquitectura y la pintura, soy una forofa y por eso he decidido… ¡abrir un 4º blog!

El refrán en realidad no es no hay 2 sin 3, sino no hay 3 sin 4, así que como me encanta el arte, he pensado que podría dedicarle un blog en exclusiva, monetizarlo y ganar unos dineritos #caradetioGilito

¿Me leerás? ¿Te suscribirás? ¡Dime que sí!

Bueno como puedes imaginar… los párrafos anteriores no van en serio y no, no voy a abrir un cuarto blog dedicado al mundo del arte, principalmente porque creo no me comería un colín.

Lo que hoy quiero como cada semana, es hacerte reflexionar.

Si la semana pasada te comentaba que falta compromiso y formación, porque hay muchas personas que se lanzan sin tener conocimientos de empresa, marketing, comunicación… hoy voy a mostrarte otra de las raíces del problema.

 
validar-tu-idea
 

Como dije, la inmediatez de internet desvirtúa lo que hasta a fecha de hoy ha sido emprender, aunque el de hoy es un problema que toda la vida también ha ocurrido en el mundo offline.

En mi barrio como el cualquier otro del país, he visto negocios que abrían y yo pensaba un telediario y patam, creo nunca me he equivocado.

Está bien quieras ser tu propio jefe, que te autoemplees y que tengas unos ahorros o pidas un préstamo para emprender, pero no te tires a la piscina sin agua.

Cuando decía que la formación es imprescindible, lo decía también porque a diario veo que hay muchas personas que se lanzan sin realizarse muchas preguntas vitales.

Y ojo, no solo estoy hablando de negocios que vendan productos o servicios, sino también de bloggers que quieren monetizar sus blogs.

Para que me entiendas.

Cuando yo con 18 años hice la preinscripción a la universidad, si hubiera sido por mí, la hubiera hecho sin duda para la carrera de Historia del Arte. Esta parte sí que es cierta, me apasiona.

Pero con esa edad ya pisaba mucho con los pies en el suelo y tenía claro que del arte, no iba a vivir por mucho que me gustara.

Claro que era solo una suposición… pero todo indicaba que a no ser que optara por la formación, no iba a tener muchas más salidas.

Así que como los idiomas también me gustaban mucho, hice la preinscripción para la carrera de Filología Eslava, ¿sorprendida?

Hacía muy pocos años que la URSS había salido del comunismo y había abierto fronteras, ya se hablaba que los rusos tenían mucho dinero y era cuestión de tiempo que empezaran a querer comprar propiedades por otras partes del mundo entre ellas, la Costa Brava.

Te estoy hablando de hace 22 años atrás, casi nada.

Y no me equivoqué, eso fue lo que pasó, la demanda de personas que hablaran ruso subió como la espuma.

Pero por motivos familiares y de trabajo, ese mismo año tuve que mudarme de ciudad y cursar Filología Eslava quedaba descartado, ya que la única universidad estaba en Barcelona, así que opté por un plan B que fue Administración y Dirección de Empresas.

De nuevo por el mismo motivo, a mí siempre me ha gustado el mundo de los negocios y sabía que con estudios de este tipo, el abanico se ampliaba y era mucho más difícil que nunca me faltara trabajo.

Y así ha sido hasta que hace más de 4 años lo dejé todo y me empecé a dedicar a tiempo completo en mis proyectos que ya conoces de sobras.

Lo que quiero que veas es que en ocasiones nos falta un ápice de realismo.

La pasión es imprescindible para triunfar, al menos así lo veo yo porque en caso contrario, abandonas mucho antes. Pero la pasión por si sola no es suficiente, tiene que haber más gente que sienta tu misma pasión.

Ya quieras montar tu negocio vendiendo productos propios o servicios, o quieras comenzar un blog para que este se convierta en tu medio de vida, es importante que no únicamente te mires TU ombligo.

  • La pasión es importantísima
  • Tienes que tener habilidades o destrezas suficientes
  • Pero también otros tienen que querer lo que tú tienes que ofrecer

Y es que a la mayoría se les olvida validar la idea.

A diario oigo un yo quiero… pero, ¿y lo que quieren los demás?

Por eso creía muy importante con este post continuar el de la semana pasada, antes de estamparte es importante cerciorarse lo máximo posible, de que vamos por el buen camino.

Y sí, hay muchas maneras de minimizar los riesgos de fallar.

 

1. PARA EMPEZAR

Como he dicho anteriormente, tiene que ser algo que te guste de verdad y que tengas habilidades o destrezas suficientes ¿Por qué digo esto?

Repito porque hay muchas personas que se lanzan sin tener conocimientos suficientes y el desenlace siempre suele ser el mismo, no funciona.

Si yo quiero enseñar a otros a hacer punto de cruz, por ejemplo, debería dominarlo.

Eso no se traduce en que tengas que ser un master del universo, se trata de que tengas muy claras donde están tus limitaciones, no engañes a nadie ni te hagas pasar por lo que no eres.

Supongamos que de punto de cruz hay nivel principiante, medio y avanzado, y tú estás en el medio, sé consciente de que ese es tu nivel, que seguirás aprendiendo con el tiempo pero que por ahora, solo puedes ayudar a quienes están en el nivel principiante, ¿si?

Por ejemplo, el mundo del marketing y negocios está lleno de personas que ofrecen servicios para ayudar a otros emprendedores, cuando sus propios negocios no funcionan. ¿Verdad que no tiene sentido hacer algo así?

Es difícil ayudar a otros cuando en tu propia piel ya hay algo que no va bien.

 

2. INVESTIGA

Ya tengas una idea para un negocio, para un producto o servicio o blog, es importante averigües si existe una necesidad o de si tú puedes crear esa necesidad.

Y sí, se pueden crear necesidades: la moda, la decoración, alimentación que no es de 1ª necesidad, coches… lo hacen a diario con todos nosotros.

Otro ejemplo, soy adicta a Snapchat y como es una red social que cuando empiezas es difícil de entender, decidí en enero crear un tutorial.

Ese post en ese momento, no funcionó demasiado bien porque todavía no había mucha gente que estuviera interesada en esta red social.

¿Ves por donde voy? Creí que era necesario un tutorial pero, me avancé en el tiempo.

Tú puedes hacer igual,

  • Si tienes blog, haz un post o varios relacionados con tu idea/producto/servicio
  • Mira cómo ha funcionado a través de lo comentarios, reacciones en redes sociales, crea una encuesta en Facebook o Twitter…
  • También puedes hacer un sorteo que tenga como requisito completar una encuesta que tú confecciones y que te ayude a saber más
  • Puedes mirar foros relacionados y escuchar, preguntar…
  • También puedes usar las herramientas de Google Trends o Google Keyword Planner para ver las tendencias de búsqueda que existen actualmente
  • Por supuesto también debes utilizar Google y realizar amplias y exhaustivas búsquedas que te ayuden investigar si hay competencia
  • Observa a otros negocios o blogs que ya existan e investiga qué les está funcionando y por qué
  • Y la manera más antigua: preguntando, ¡pero muévete! familia, amigos, conocidos, pica puertas si hace falta, comercios…

Como has visto hay variadas formas de averiguar si existe una necesidad o interés real en nuestra idea.

Así que a partir de ahora olvídate del yo quiero y piensa en qué quieren los demás también, sobre todo si lo que buscas es obtener ingresos.

 

2. TU PROPUESTA

Pero desafortunadamente, no es suficiente que exista un interés, también tienen que tener motivos suficientes para pagar por ella y que además, quieran hacerlo.

Por eso es importante que tu propuesta sea muy clara y te diferencies de tu competencia si es que existe, y que además esté estrechamente relacionada con las necesidades y problemas que tu público objetivo tiene.

Y sí, todavía hay muchísimos nichos por cubrir pero para descubrirlo, tienes que estar realmente atenta a las necesidades de los demás.

Por ejemplo, hace unas semanas te comenté que existía una necesidad de perfiles digitales que no estaban cubiertos.

 

3. TESTEA

Ya tienes claro que existe un interés real por tu idea y que están dispuestos a pagar por ella, así que antes de dar el gran paso definitivo todavía puedes hacer una comprobación más, mediante una prueba a pequeña escala: tu producto mínimo viable.

Por ejemplo,

  • Si vas a crear tu producto propio, puedes realizar 10, 20 o 30 unidades, probar qué tal responde la gente y escuchar sus comentarios
  • Si vendes servicios, comienza ofreciendo servicios 1-1 a conocidos que tengan el problema que tú puedes ayudar a solucionar
  • Si tienes un blog, puedes testearlo a través de él o utilizando las redes sociales

Hoy en día es inclusive mucho más sencillo, tan solo creando un anuncio en Facebook Ads (sin olvidarte de segmentar antes tu público objetivo), ya puedes ver cuál es la reacción que provoca.

En este paso lo que estás comprobando es que la solución que tú puedes ofrecer, es la que tus usuarios necesitan.

 

ES VITAL VALIDAR TU IDEA ANTES DE EMPEZAR

Como has visto, validar tu idea es un proceso que tú también puedes hacer, no te supone ningún coste añadido y te ayuda a minimizar riesgos.

El proceso que te he detallado puedes utilizarlo siempre que lo necesites y quieras empezar un nuevo proyecto o simplemente, quieras sacar a la venta un nuevo producto o servicio.

Por supuesto también para quienes queréis monetizar vuestro blog.

En ocasiones me encuentro personas que por más acciones que realicen de marketing, comunicación…  nada parece funcionarles, y creen que el problema están en los otros o que la información/formación que han recibido no es la correcta, cuando en realidad es que olvidaron validar la idea.

A diario veo muchos productos, servicios o blogs que no son lo que la gente necesita, no están planteados para que otros los consuman, sino que están creados desde el ombligo que al inicio comentaba.

Y es importante que tú te pongas en su piel porque es lo que hacemos todos a diario antes de abrir el monedero o consumir contenido, ¿realmente lo necesito? ¿cómo va a ayudarme? ¿te necesito a ti o necesito a otro?

 

Si quieres aprender mucho más sobre cómo crear un servicio de inicio a fin que otros compren y que no infravaloren tu trabajo, te recomiendo sin duda mi programa Pon precio a tus servicios.

  • Ganarás confianza y seguridad en el valor del trabajo que ofreces, algo que tu cliente ideal sin duda percibirá.
  • Podrás re-posicionar tu oferta, lo que te aportará reconocimiento en tu sector
  • Te permitirá subir tarifas sin que debas sentirte mal por ello o te discutan el precio.
  • Y más ingresos sin duda es sinónimo de más libertad para llevar el tipo de vida que querías.
 

¿Sabías que era tan importante validar tu idea? ¿Qué aspectos tienes tú en cuenta? ¿Tienes alguna entre manos?

¿LISTA PARA AUMENTAR EL TRÁFICO DE TU BLOG?

Suscríbete ahora y te explicaré 7 trucos que te ayudarán a conseguirlo ¡ebook gratuíto!

10 lectores han opinado, ¿cual es la tuya?

Comments

  1. Hola Is, te felicito por ese nuevo blog, estoy deseando verlo, seguirlo y ver cómo monetizas, también tengo un blog de arte y me interesa particularmente. Es un campo realmente complejo. Saludos

  2. Cuánta razón, Isabel!

    Te sigo desde hace unas semanas y me tienes enganchada con tus posts, yo misma estoy en un proceso ahora de creación de un infoproducto y me veo reflejada en eso que comentas sobre validar la idea.

    Creo que es un paso súper importante antes de empezar a crearlo como bien dices, aunque yo lo he hecho del revés y estoy sufriendo las consecuencias. Preguntar y testear es mucho más efectivo que la intuición, desde luego 🙂

    Muchas gracias por tus consejos.
    Te sigo leyendo 🙂

    • Totalmente de acuerdo Elena, la intuición está muy bien en determinadas ocasiones de la vida, pero los demás compran soluciones a sus necesidades. Te envío ánimos en la re estructuración de tu infoproducto.

      Un abrazo

  3. Hola Isabel,

    Pues yo también me habia creído lo del nuevo blog…jajaja

    Voy a testear mi idea regalando un número “X” de servicios. Ahora tengo que pensar en el cuestionario que les voy a pedir que completen a cambio. A ver qué saco en claro.

    Gracias, un saludo
    Marta

  4. Si alguna vez tuviéramos oportunidad de conocernos desde otro lugar sabrías de lo exasperantemente verborrágica que soy, así que no es un dato menor cómo cada domingo/semana tus post me dejan sin palabras !!! Siempre tan impecables en la exposición como en el contenido. (Por cierto, quedé pasmada con lo de las lenguas eslavas, me hubiese encantado tener a esa edad tu orientación a los resultados tan marcada). Bs.

    • Siempre he sido hiper responsable, desde muy jovencita, eso siempre me ha hecho pensar bien cada decisión que tomaba y el impacto que podía tener en mi vida. Mientras mis amigas se iban de fiesta mientras estaban en la universidad, yo pagaba una hipoteca, digamos que mi vida ha sido muy distinta a la de la mayoría, de ahí que pensara en el futuro. Un abrazo Silvia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *