Los inicios no son fáciles para nadie, todos hemos empezado desde cero e incluso algunos, hemos tenido más de una primera vez.

No existe la suerte, que funcione o no dependerá entre otros factores de tu trabajo y perseverancia, las necesidades que resuelvas con tu producto o servicio y cómo comuniques su valor, nadie compra aquello que no entiende o no necesita.

Para ayudarte en ese camino quiero darte algunos consejos que puedes poner en práctica desde ahora mismo.

1. QUIÉN ERES Y CUÁL ES TU HISTORIA

Por norma creamos un negocio sobre algo de lo que hemos detectado una carencia, normalmente aparece tras una experiencia propia.

  • Estefanía se rompió una pierna, quería aprender a tejer y no le encajaban los tutoriales, patrones… que encontraba por internet.
  • Cada vez que viajaba a Nueva York era una odisea porque no encontraba la información que buscaba, en realidad no existía ningún blog especializado en la ciudad.
  • A María le encanta la decoración y que los muebles que forman parte de ella transmitan una historia, pero no encontrada nada que encajara con su estilo.

Como ves, detrás de cada proyecto hay una historia personal, ya sea bien porque sea una respuesta a una necesidad propia, porque te has formado para ello o bien es fruto de una experiencia profesional.

Para que tu público objetivo entienda lo que haces es importante compartas tu historia, ahí encontrarás las respuestas que te ayudarán a saber qué te empuja a ayudar a otras personas, a saber quién eres y qué haces, eso hará que tus productos tengan más impacto

Y no es algo que tengas que inventarte o crear, tu historia ya la tienes, es algo que has vivido.

 

2. QUIÉN ES TU CLIENTE IDEAL

Tu historia te ayudará a atraer al cliente ideal, no olvides que la gente no compra productos, compra resultados porque está buscando una transformación, ¿tú puedes ayudarles?

Para ello es necesario que te hagas una serie de preguntas para saber qué tipo de transformación están buscando.

¿Son infelices en sus relaciones?
¿Quieren ganar más dinero?
¿Quieren sentirse más fuertes?
¿Tienen falta de confianza?
¿Buscan aprender una nueva habilidad o mejorar una existente?
¿Buscan un cambio personal o físico?

Lo importante es hacerte muchas preguntas, nunca dar nada por hecho, no hacer suposiciones, mira hacia dentro y piensa en tu historia y sobre todo, que hagas muchas encuestas a personas reales.

Otra manera de conocer más a tu público objetivo es compartiendo contenido gratuito, no solo te aportará más información sino que compartiendo tus conocimientos y habilidades estarán más predispuestos a comprarte.

Estás estableciendo una relación y construyendo una comunidad mientras que aumenta tu lista.

 

3. DÉJATE VER

Una vez ya tienes la respuesta a qué haces y porqué, es muy necesario te vuelques en la publicidad o promoción, sino será muy difícil obtener visibilidad.

Ten en cuenta que tu audiencia va a interesarse en ti antes de en lo que vendes, y si te cuesta compartir tu historia y lo que haces, será difícil vender.

Cuando compartes tu historia a través de las redes sociales, estás creando confianza, y como más te abras mejor sabras que quieren y necesitan, piensa que hay muchas personas que necesitan verse reflejarse en ti antes de confiar en ti.

Como más compartes más fácil es que la gente te pregunte cosas y se establezcan conexiones.

 

4. CÓMO UTILIZAR TU COMPETENCIA PARA OBTENER INFORMACIÓN SOBRE LA INTENCIÓN DE COMPRA

A menudo me expresáis vuestra preocupación porque ya hay otras personas en vuestro sector que están haciendo algo similar a lo que queréis hacer, y eso os tira para atrás.

En realidad eso no es una mala señal en absoluto, sino todo lo contrario, un indicador de que existe un mercado que está dispuesto a pagar por ello.

No solo eso, pueden existir muchas variaciones de un mismo producto, ¿cuántas asesorías hay?¿médicos?¿tejedoras?¿wedding planners?

La gente suele hacer muchas variaciones de un mismo producto y como lo MÁS importante es no crear una solución que encaje con TODO el mundo, sino enfocarse en un público concreto, es más fácil desmarcarse y que no se convierta en una guerra de precios.

Coge papel y boli, es momento de investigar.

¿Quién está triunfando en tu industria?
¿Qué hacen?
¿Qué productos ofrecen?
¿Qué problemas solucionan?
¿En qué redes sociales son más activos?
¿Qué preguntas les hacen?

 

5. CÓMO VENDER TU PRIMER INFOPRODUCTO

Si has hecho el trabajo que te he mencionado en los puntos anteriores, no te llevará ningún esfuerzo idear, crear y vender tu primer infoproducto.

Lo que sí es muy importante es que incluso antes de comenzar a crear y compartir contenido tengas un plan que te ayude a dar el salto de gratis a pago.

Y recuerda, déjate ver y haz un seguimiento de resultados y analíticas para saber qué funciona y qué no.

¿LISTA PARA MONETIZAR TUS CONOCIMIENTOS Y/O HABILIDADES?

Inscríbete a mi clase gratuita y descubre 5 productos digitales que puedes crear y vender hoy mismo.

Sé la primera en opinar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *